20minutos

¿Pagarías la comida con un abrazo? en Mc Donald’s puedes

El mundo del marketing empresarial no tiene límites. Menos aún cuando se trata de unas de las multinacionales más conocidas de comida rápida a nivel global: McDonald’s. Pay With Lovin’ es la nueva campaña lanzada tras la Super Bowl, en la que la empresa fundada por Richard y Maurice McDonald gratifica las muestras de amor de sus clientes.

meneame
Compartir


Esta cadena de restaurantes se enfrenta a un momento más que delicado económicamente hablando. Durante el ejercicio del 2014 ha tenido unos ingresos de 27.441,3 millones de dólares, lo que supone un 2% menos que en 2013 (año en el que se alcanzaron los 28.105,7 millones de dólares). Esto ha llevado a dicha compañía a crear una campaña de marketing a comienzos de 2015, resaltando su eslogan: I’m Lovin’ It. Con un estilo muy parecido a las que Coca Cola nos tiene más que acostumbrados, McDonald’s decide unir en un perfecto anuncio la tendencia actual de hacerse “selfies”, con el momento más sentimental del año: San Valentín.

Por ello, desde el 2 hasta el 14 de febrero las diferentes distribuidoras de estos productos en Estados Unidos podrán preguntar a sus clientes si prefieren “pagar con amor”. Los retos son sencillos y divertidos: tomarse una fotografía, llamar a tu madre delante del empleado para decirle que le quieres o hacer un baile gracioso con ellos, entre otros. La recompensa: poder comer ese día completamente gratis.

No obstante, como todas las promociones, tienen unas serie de condiciones. En primer lugar, cada establecimiento estadounidense puede otorgar este método de pago a 100 clientes hasta el día de San Valentín. Estos clientes tienen que ser elegidos de forma completamente aleatoria, sabiendo quién va a ser el beneficiario desde que entra por la puerta del restaurante. Es por esto por lo que se plantea una nueva cuestión: ¿qué ocurre con aquellas personas que simplemente deseen usar los servicios? Estos clientes tendrán la posibilidad de mostrar su amor tal y como les pida el empleado, recibiendo a cambio dos cupones de Extra Value Meal, pudiéndose ser canjeado posteriormente.

El anuncio con el que se ha lanzado esta nueva promoción tiene un minuto de duración, y ha sido emitido durante la Super Bowl, convirtiéndose de esta manera en el primer anuncio de comida rápida en aparecer en dicho espectáculo en los últimos ocho años. En él, se muestran a una serie de clientes escogidos al azar, usando el método Pay With Lovin’. Llamar a su madre para mostrarle su cariño, decirle a su hijo por qué le quiere, bailar y animar al resto de clientela o un abrazo familiar, son los ejemplos que salen en dicho anuncio.