20minutos

El reto de los 5 dólares de Standford

El éxito de la mayoría de las universidades americanas reside en acercar el conocimiento y desarrollar el talento de sus alumnos de una manera peculiar y diferente a lo que estamos acostumbrados. No basta con ser el mejor en el aula, sino que también tendrás que serlo en la vida real. Y esto es precisamente lo que plantea el reto de los 5 dólares de la Universidad de Stanford.

meneame
Compartir


La Universidad Leland Stanford Junior, más conocida simplemente por Universidad de Stanford, ha destacado en numerosas ocasiones por encontrarse en el podio de las mejores universidades del mundo, tanto por su afán investigador como por su calidad de enseñanza. Ahora, esta universidad california vuelve a sorprendernos con una nueva propuesta: ¿cuánto dinero crees que puedes obtener partiendo de 5 dólares en 2 horas?

Aunque parezca imposible, muchas de las grandes fortunas de los empresarios actuales se han ido consolidando a través de pequeñas cantidades e incluso empezaron con una cantidad similar a la propuesta. Sin embargo, la Universidad de Stanford pretende que alcances algo más difícil aún: obtén tu máximo beneficio en tan sólo 2 horas y presenta tu idea durante 3 minutos ante tus compañeros. De esta manera, la presión hace que busques cuál es la opción más rentable, aunque por ende sea en muchas ocasiones la más arriesgada.

Tina Seelig fue la encargada de llevar este proyecto a cabo para enseñar en tan sólo una semana a sus alumnos los principios básicos de la cultura empresarial. “La mayoría de las personas tienden a decir que apuestes tus 5 dólares en un boleto de lotería o que te vayas a Las Vegas”, comenta la profesora. La dinámica se basa en dividir a sus alumnos en grupos reducidos para que posteriormente comiencen a pensar en qué invertirlo para obtener lo máximo posible.

“Dejadme que os explique el truco: los grupos que consiguieron el mayor beneficio no utilizaron el dinero. Los 5 dólares son sólo una limitación ya que de donde pueden obtener su mayor beneficio es de sus cualidades que realmente valen mucho más” explica Tina Seeling. Por ejemplo, un alumno suyo se ofreció a comprobar el aire de las bicicletas de sus compañeros. Dicha comprobación sería totalmente gratuita pero, en caso de necesitar más aire, se le cobraría un dólar por rueda. Finalmente, cambió ese precio estándar por las donaciones que los compañeros le quieran hacer gracias a sus servicios. La clase estaba tan agradecida por su trabajo que consiguió recaudar un total de 200 dólares en las dos horas establecidas.

Por lo tanto, ¿cuál creéis que es la idea que mayor beneficio obtuvo? Tina Seeling confiesa que “el equipo que obtuvo el mayor beneficio no valoró realmente ni el dinero que le habíamos dado ni las dos horas de las que disponían: sino que valoró los 3 minutos que tenían de presentación para vendérselos a una empresa que quería reclutar a algunos estudiantes de la clase.” En concreto fue una empresa de diseño la que pagó 650 dólares a este equipo para poder utilizar esos minutos. ¿Se te habría ocurrido a ti antes?