20minutos

5 consejos para que tu empresa despegue con calidad

Al abrir una empresa pretendemos que crezca lo más rápido posible, que los beneficios sean altos cuanto antes y que se posicione como líder de ventas en su sector. Si es ese tu caso, ¿te has parado a pensar en si tu empresa, además de crecer rápido, va a crecer con calidad? Muchas veces puede llegar a importarnos tanto ese rápido despegue que olvidamos hacer las cosas bien, poco a poco y con paso firme. Si no quieres que eso te suceda, sigue estos 5 sencillos pasos.

meneame
Compartir


1. Comunicación como base
Para que una empresa crezca sólida, estable y con calidad es necesaria la comunicación entre empresario y empleados, entre empresario y clientes, entre empleados y clientes… Debes saber en todo momento qué está bien, qué está mal, qué se puede mejorar, cómo se sienten tus clientes y tus empleados, qué necesitan para sentirse mejor, etc. Sobre todo al principio, si quieres que tu empresa tenga una larga vida, es fundamental.

2. Ten capacidad de autocrítica
Muchas veces culpamos a los demás de las malas rachas que suceden en la empresa. Si ese es tu caso primero reflexiona, mira hacia ti mismo y pregúntate si estás haciendo lo correcto: si eres un buen líder con tus empleados, si tus clientes están satisfechos, si podrías mejorar ciertos aspectos… De esta forma, contigo, tu empresa crecerá firme y mejorando día tras día. La clave de un crecimiento de calidad está en identificar los errores a tiempo y subsanarlos cuanto antes para no volverlos a cometer.

3. Piensa en el futuro
Parece una obviedad pero cuando estamos tan obcecados con un rápido despegue y crecimiento, ni siquiera nos paramos a pensar en las consecuencias que tendrán nuestros actos de hoy en el futuro. Cada euro que gastes de más innecesariamente, repercutirá en tu empresa el día de mañana. Ten muy presente el futuro.

4. Ahorra
Cuando las cosas van bien en la empresa, probablemente gastarás más de lo que debes. Intenta ahorrar todo lo posible cuando el negocio sea próspero, porque nunca sabes cómo te irá mañana, y probablemente habrá muchos momentos en los que te haga más falta que hoy.

5. Crea relaciones, no transacciones
Es uno de los fundamentos de la prosperidad y la vida de una empresa a largo plazo. Hacer una simple transacción con el cliente que adquiere tu producto o servicio está bien, pero no es suficiente. Lo mejor es crear “relaciones” con el cliente para que siga haciéndolo a largo plazo. Esto se consigue día a día, poco a poco, así que no corras.