20minutos

Empresa exitosa, futuro sostenible

Singulares, creativas y audaces. Así son las firmas de relojería suizas Corum y Eterna para Jérôme Biard, nombrado nuevo director de la división europea de Citychamp Watch & Jewellery Ltd el pasado 1 de septiembre.

meneame
Compartir

Biard, con más de 25 años de experiencia en la industria relojera, incluyendo 16 años en ventas y marketing de Richemont para las marcas Vacheron Constantin y Cartier, es el nuevo CEO de Corum y Eterna. El ejecutivo emprende un nuevo camino en su trayectoria profesional y lo hace lleno de confianza. Lo tuvo claro desde el primer momento: era una propuesta irrechazable. “Hoy, por primera vez tengo la oportunidad de liderar dos marcas de relojes diferentes una de otra. Es una gran ocasión para reflejar mi visión del mercado. Para desarrollar estrategias e implementar todas las acciones que he aprendido durante mi carrera. Aprecio la confianza depositada en mi persona para desempeñar las labores que este puesto requiere. Agradezco que se hayan fijado en mí para devolver a Corum y Eterna al nivel que deben estar. Sólo las empresas exitosas tienen la oportunidad de construir un futuro sostenible. Citychamp Watch & Jewellery tiene una visión a largo plazo para ambas marcas, yo también”, admite el empresario.

Pero sabe que rodearse de buenos profesionales es fundamental para alcanzar los objetivos. “El equipo con el que cuenta la compañía es muy talentoso. Esto facilita mi tarea, ya que todos tenemos el mismo objetivo: conseguir el éxito. El espíritu de equipo es clave para alcanzar los objetivos”. El ejecutivo explica a Forbes que su experiencia profesional le ha enseñado muchas cosas, pero resalta una. “Sólo tuve éxito cuando pudimos conseguir un equipo competente y talentoso con diferentes perfiles, trabajando bien juntos y divirtiéndonos trabajando juntos, todos en la misma dirección”.

Además, dirigirá todas las acciones de la firma al cliente, aunque es consciente de que sus gustos cambian con el tiempo. “Nuestro trabajo va dirigido al consumidor final. Sus gustos están cambiando y lo que era válido hace cinco años ahora no lo es”.