20minutos

Claves para promover una cultura laboral saludable

La cultura es la forma de actuación de cada empresa. Por ello, es crucial que las personas promuevan culturas empresariales que generen orgullo.

meneame
Compartir

En los tiempos que estamos viviendo, la responsabilidad social es más importante que nunca. No todo vale en los negocios. Las personas ya no quieren tolerar su lugar de trabajo, quieren sentir orgullo de él, sentir que están contribuyendo a algo. No todas las empresas tienen culturas laborales éticas, pero por suerte se encuentran en minoría. Puede que quieras cambiar las reglas en tu empresa, hacer del entorno laboral un lugar mejor. Existen pequeñas claves que pueden facilitar dicha tarea y que no requieren una cantidad de esfuerzo enorme.

Colaboración

Muchas veces sentimos que algunas reuniones son contraproducentes. Existe una falta de claridad a la hora de fijar las metas y esto solo consigue hacer que el personal se sienta confuso al respecto. Por ello, es importante colaborar entre todas las personas del equipo para intentar entender las perspectivas de cada uno, y también para generar nuevas ideas que puedan ayudar a la empresa en general. Es importante aprovechar el tiempo y poner el foco donde de verdad importa.

Flexibilidad

No es la primera vez que hablamos de la importancia de la flexibilidad en estos tiempos. Puede que tu empresa no pueda permitir habilitar el teletrabajo, pero eso no quiere decir que no puedas hacer de sus horarios laborales algo más flexible. Muchas grandes empresas utilizan esta flexibilidad de horarios a su favor. Puedes llegar antes al trabajo y por ende, irte antes. O puedes hacerlo al revés, depende de ti. Lo importante es cumplir con las horas reglamentarias. La flexibilidad puede ser tu gran aliada.

Confianza

Cuando los empleados sienten que pueden confiar en sus superiores, la cultura de la empresa es automáticamente más saludable. No hay nada peor que estar expuesto a jefes que utilizan su superioridad de forma despectiva. Por ello, la confianza de los unos con los otros resulta vital para alcanzar esta cultura.

Pequeñas celebraciones

No tienen que ser cumpleaños o vacaciones, pueden ser eventos mensuales donde la plantilla se reúna para celebrar el momento que tienen delante. Si queréis algo más real, podéis escoger al empleado del mes, y celebrarlo todos juntos. Lo importante es mantener la unidad y sentir que el equipo es fuerte cuando está junto, y no al revés.