20minutos

Por qué la educación es fundamental para mejorar la fuerza laboral

La educación es fundamental en nuestras vidas, pero a veces no se valora como se debiera el trabajo de los educadores.

meneame
Compartir

El sistema educativo en España sufre de muchos problemas. Para empezar, los profesores no cobran lo mismo en todas las comunidades. Hay mucha demanda y muy pocas plazas para opositar. Cada gobierno aplica normas totalmente diferentes en cuanto a educación se refiere y esto es confuso para alumnos y para profesores. Los exámenes de acceso a la universidad varían en nivel de dificultad según la comunidad autónoma. El problema es que nadie se está centrando realmente en la importancia del sistema educativo a lo hora de formar una fuerza laboral mejor que las anteriores. Con tanto obstáculo parece una tarea algo ardua de conseguir.

Podría ser que algunas empresas privadas decidieran invertir en la educación, ya que su futuro depende precisamente de ella. También se podría dar el caso donde las universidades acudieran a los colegios para mostrar sus planes de estudio, para orientar a los alumnos. Con un poco de ayuda se obtendrían grandes logros para ambas partes:

Dar forma a la futura fuerza laboral

Con una serie de conversaciones entre empresas y profesores, se podría llegar a conclusiones sobre qué se espera realmente de la futura fuerza laboral. No es necesario realizar un millón de seminarios a alumnos de bachillerato o de la universidad, pero se puede encontrar un punto medio de colaboración para mejorar la situación. El problema es que se exige experiencia al salir de la universidad. Es inviable tener experiencia al acabar la carrera. Si tan solo se pusieran sobre la mesa soluciones, horas de prácticas al cumplir los 16 años, más horas de prácticas en la universidad, se conseguirían grandes logros que se están dejando pasar.

En los colegios, pocas veces se da la oportunidad al alumno de aprender qué quiere hacer en un futuro. En Estados Unidos suelen realizar ferias para que los alumnos encuentren su vocación, o la universidad a la que quieren ir. El modelo en España es simple, aunque esto no quiere decir que sea peor. Todo se basa en la introducción de pequeñas mejoras, de colaboración entre empresas, universidades, alumnos y profesores. Pero también es fundamental otorgar la importancia necesaria a los maestros. Ellos son las personas que nos forman, que nos moldean y nos enseñan todo lo que necesitamos saber para enfrentarnos a la vida adulta. Muchas veces olvidamos la importancia que tienen, nadie debería hacerlo.