20minutos

La relación entre la mente y el buen liderazgo

La mentalidad de cada persona es lo que les diferencia del resto. Esto se aplica de misma forma a los líderes.

meneame
Compartir

La capacidad y el control sobre nosotros mismos es algo fundamental en nuestras vidas. Aunque esto pueda parecer una obviedad, es importante remarcar que resulta complicado que una persona pueda liderar con eficiencia una compañía si no es capaz de tener control sobre sus propias circunstancias. Puede parecer complicado, pero es posible entrenar a la mente para contar con una serie de pensamientos más poderosos. El libro, La Mente del Líder, revela cómo los propios líderes pueden ejercer control sobre sí mismos, así como sobre las personas que les rodean y sobre sus empresas. Todo esto depende del entrenamiento de sus propias mentes.

Se han conducido muchas investigaciones sobre el liderazgo en el siglo XXI, y en muchas de ellas se ha hablado de que el liderazgo comienza con el control y el conocimiento sobre uno mismo.  Entender cómo funciona tu mente provocará que conozcas cuál es tu estilo de liderazgo, y por tanto podrás ejercer tu estilo con eficiencia. Además, es también la manera de conocer de una forma más eficaz a tu empresa y a sus necesidades. Las metas de tus empleados, así como las necesidades de tu empresa, se harán más claras ante tus ojos. Tu propia visión tomará una perspectiva diferente nunca antes vista o entendida por ti.

Esto puede parecer una locura a simple vista, pero es posible conseguirlo con mucha práctica. No es algo que esté limitado a ciertas personas, es algo que todos nosotros podríamos conseguir. Este tipo de pensamiento es el que lleva a la creación de culturas empresariales saludables para empleados y clientes. Empresas que se preocupan de verdad por contribuir y aportar su granito de arena en el mundo. Los estudios sobre el liderazgo han encontrado tres cualidades fundamentales para entrenar la mente de los líderes:

Mindfulness

Mediante el mindfulness se consigue un alto nivel de productividad, pero también de capacidad de ofrecer una presencia real ante las personas y los clientes. La presencia es lo que permite al líder obtener la confianza necesaria entre sus empleados y sus clientes, lo que le aporta compasión.

Humildad

Cuando un líder se centra en lograr intereses y las necesidades de su organización por encima de los suyos propios, está dando una gran lección de humildad al mundo. La humildad aporta compromiso por parte de las demás partes.

Compasión

La compasión es un aspecto fundamental en la personalidad de un líder. Por desgracia existen muchos líderes con una tremenda falta de compasión, y esto hace que se valore mucho más a los líderes que cuentan con ella.