20minutos

Cómo admitir que no sabes hacer algo (sin mostrar debilidad)

Cuando nos enfrentamos a una incertidumbre, tendemos a pensar que somos más pequeños y distorsionamos la realidad.

meneame
Compartir

Nadie nace sabiendo, lo extraño sería que esto fuera así. Somos humanos y es normal que existan muchas cosas que no sabemos hacer. Esto no nos puede parar a la hora de obtener grandes logros, todo es cuestión de aprendizaje. Si tienes una meta, es importante que la persigas sin importar la falta de conocimiento. Tienes todo el tiempo del mundo para aprender. Nos resulta tremendamente complicado pedir ayuda. Tendemos a pensar que no saber hacer algo nos convierte en personas débiles. La realidad es que solo muestra que somos humanos, como el resto de los mortales.

Existen muchas maneras de admitir que no sabemos hacer algo sin que eso sea un defecto. Pedir ayuda es algo natural, al igual que aportar nuestra ayuda cuando otra persona lo necesita. Hay que valorar el hecho de estar rodeados de personas que cuentan con los conocimientos que nosotros necesitamos en un momento determinado, para eso están los mentores.

Reuniones semanales para fomentar el aprendizaje

Puedes planear una serie de reuniones para rodearte de todas esas personas que te pueden ayudar. Utiliza estas reuniones para preguntar de forma informal todas esas cuestiones que te generan dudas. De esta forma, tanto tú como los demás podréis ser capaces de aumentar vuestros conocimientos en distintas materias dependiendo de la especialidad de cada uno. “El saber no ocupa lugar,” al fin y al cabo esto ha sido así desde el principio de los tiempos.

Piensa en las cosas que no sabes

Es difícil obtener ayuda si no tienes totalmente claro que es todo eso que necesitas aprender. Por ello, tómate el tiempo necesario para aclarar cuáles son tus interrogantes. Después de esto, puedes buscar a aquellas personas que hayan realizado tareas similares y puedan guiarte acerca de los errores más comunes a la hora de realizar dichas actividades.

Deja la timidez a un lado

Si tienes una idea, no tengas miedo a que el mundo sepa de ella. Aunque tengas muchas dudas, aunque sepas que existen muchas cosas que mejorar. Si no expones tu idea, nunca podrás recibir el feedback necesario para saber si es algo realizable o si no lo es.

Tienes tiempo para aprender todo lo que necesitas y mejor día tras día. No pierdas la oportunidad de hacerlo. Las personas siempre tienden a arrepentirse de las cosas que no hacen, no de las que hacen.