20minutos

Qobuz, el servicio de música en alta calidad, llega a España

La plataforma buscará plantar cara a Spotify con música en Alta Resolución, además de un amplio servicio de información musical de todo tipo.

meneame
Compartir

Hace unos días llegaba a España el servicio musical Qobuz, una plataforma cuyo punto fuerte es la calidad. Qobuz, al igual que Tidal -que llegó a nuestro país hace dos meses- trabaja con Hi-Res, de ahí que su precio de suscripción resulte un tanto elevado. Si bien la tarifa más barata de Qobuz cuesta como la suscripción de pago de Spotify (9,99€ al mes), para disfrutar de la calidad Hi-Res hay que pagar una cuota anual que asciende hasta los 349,99€.

Qobuz nació en Francia hace 10 años fundada, entre otros, por directivos de compañías musicales como Polygram o Warner Music. En sus inicios estaba centrada en la música clásica, pero su catálogo fue aumentando de tal forma que hoy en día hay música de todos los géneros -aunque la clásica mantiene su sitio con alrededor del 25% de las pistas-. Actualmente, Qobuz cuenta 40 millones de canciones en calidad CD y con un millón de títulos en alta resolución.

Pero Qobuz no solo ofrece música, sino que la oferta musical se complementa con información que va desde los libretos digitales hasta reportajes sobre audio de alta resolución y pruebas de equipos musicales realizadas por especialistas.

Tiene cuatro modelos de suscripción: en primer lugar la Premium por 9,99€ al mes o un solo pago anual de 99€, con una calidad de compresión de 320 kbps; como segunda opción la Hi-Fi por 19,99€ al mes o un solo pago anual de 199,99€, con una calidad FLAC 16-Bit / 44.1 kHz; le sigue la Sublime que solo permite un pago anual de 219,99€ con una calidad FLAC 16-Bit / 44.1 kHz y descargas Hi Res 24 bit y con un descuento de 30% o de 60%; y, por último, la Sublime + por un pago anual de 349,99€ y permite streaming Hi Res FLAC de 24 bit y hasta 192 kHz.

Carlos Cester, responsable de Qobuz España, afirmó que la llegada de la plataforma a España ha sido un proceso largo pues “no se trataba de traducir el sitio web francés al español”. Primero había que adaptar el esqueleto de la versión internacional, tanto de la web como de las aplicaciones móviles, para después traducir los contenidos y generar contenido propio.