20minutos

Cómo encontrar el lado positivo de un despido

Un despido puede parecer el fin del mundo, pero no tiene que serlo. Nuestra actitud ante las situaciones es precisamente el generador del cambio.

meneame
Compartir

Puede que no te hayan despedido por razones de peso, puede que simplemente una persona haya intentado hacerte la vida imposible y al final lo haya conseguido. Pueden existir muchos motivos, pero si hablamos de un despido improcedente, puede resultar muy complicado verle el lado positivo. Como todo en la vida, esto se puede conseguir. Lo importante es salir más reforzado que nunca de las situaciones negativas. Todo pasa por algo, a veces en la vida se nos presentan situaciones que nos dan una lección, algo que teníamos que aprender. Es precisamente con todo esto con lo que tenemos que quedarnos.

Puede que estuvieras malgastando tu tiempo y tu talento en una empresa que no te valoraba de la forma que tú te merecías. Por ello, aunque a veces la vida se empeñe en enseñarnos de la forma más dura, necesitamos coger la lección e interiorizarla. Por supuesto, la primera reacción es el enfado. Poco a poco, todo este enfado se convierte en calma, en darte cuenta de que la vida tiene algo mejor guardado para ti, que todo tiene su tiempo y su lugar.

Puede que tu despido haga que tus metas en la vida se vuelvan aún más claras de lo que ya estabas. Si dejas tu trabajo sin haberlo meditado antes, pensarás en todo lo que has perdido al perder ese trabajo. Esto te ayudará a decidir cuál es el siguiente paso que quieres dar. Puede que sea precisamente lo que necesitabas para replantearte si realmente eras feliz con tu camino, con el puesto que estabas desempeñando. Aunque pueda resultar molesto, puede que al fin y al cabo sea un favor.

También es importante valorar que el hecho de que te despidan, te hará pensar en todas las habilidades con las que cuentas, que seguro que no son pocas. Cuando actualices tu CV, tendrás que sacar tu creatividad, tu seriedad y tu sentido del humor a realizar, diferenciarte de alguna forma de los demás, y seguro que podrás hacerlo sin ningún problema, es simplemente una cuestión de actitud. Seguramente te des cuenta de que al fin y al cabo necesitabas algo diferente, un cambio en tu vida que no se hubiera producido de otra forma.

Utiliza tu actitud para vencer a los fantasmas de la negatividad. Ten muy presente toda tu valía, todo lo que te va a servir esta situación, esta nueva etapa. Un despido no tiene que ser algo negativo por fuerza.