20minutos

Cómo conseguir que las personas compartan tu visión

Todos tenemos nuestra propia visión y nuestros propios valores, pero en ocasiones, la visión de otras personas nos puede resultar muy atractiva y convincente.

meneame
Compartir
Ellen, Hillary Clinton

Puede que quieras que los demás compartan tu visión porque, precisamente esa visión, pretende hacer del mundo un lugar mejor. Puede que simplemente quieras probar tu valía como líder. Sea de la forma que sea, tu visión y tus valores pueden resultar muy atractivos para todo el mundo y por ende, los seguirán. Si las personas no siguen los valores y la visión de un líder, significa que está fallando estrepitosamente en algo. Por suerte, existen claves para que las personas sigan tu visión:

Comprométete con tus valores

Las personas necesitan sentirse parte de los proyectos, y también de las visiones, para sentir que contribuyen. Por ello, es importante que las personas se sientan parte de tu visión. Precisamente por esto, las personas necesitan que estés comprometido de verdad con tus valores y con tu visión. No puedes cambiar tu visión de la noche a la mañana, esto solo logrará que las personas alejen su confianza de ti para depositarla en un lugar más seguro.

Ellen, Hillary Clinton

Convierte tus valores en guías

En muchas empresas, además de las habilidades, se contrata por los valores que tienen las personas. Esto hace que la ética de la empresa sea mucho más pura. Los valores son cruciales, pero son muy difusos. Con esto se viene a decir que las personas pueden pensar o saber que son buenas, pero quizás no sepan qué hacer con aquella bondad. Por ello, como líder es crucial que convierta esos valores en guías o en políticas para que las personas tengan un camino que seguir. Las personas son más felices si trabajan en una cultura que da importancia a los valores, y cuánto más felices, más productivos son.

Practica estos valores de forma constante

Somos lo que comemos, pero también somos todo aquello que repetimos de forma constante. Aquello con lo que nos comprometemos es por norma general aquello que más nos apasiona. Cuanto más practicamos algo, más lo interiorizamos y lo convertimos en algo totalmente nuestro, algo que acaba saliendo por propia inercia. Por ello, repite y practica estos valores.