20minutos

IBM se renueva para dar el mejor servicio a sus clientes

Marta Martínez, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel, nos cuenta como la multinacional ha experimentado un punto de inflexión a partir del cual trabaja para ofrecer un servicio de mayor calidad.

meneame
Compartir

Las compañías centenarias como IBM  se han visto obligadas a lo largo de los años a adaptarse a las exigencias del mercado. La multinacional se ha reinventado a sí misma a través de la tecnología de varias épocas y ciclos económicos con el objetivo de crear valor diferencial para sus clientes. La empresa tiene en la innovación su motor y su razón de ser.

Ahora, con una industria irreconocible a lo que era hace unos años y que sigue cambiando a un ritmo sin precedentes, IBM está de nuevo transformándose para dar el mejor servicio a sus clientes y acompañarles en este viaje. “IBM se ha reinventado una y otra vez a lo largo de sus 107 años de vida con el objetivo de ayudar a sus clientes a evolucionar de una era tecnológica a otra. Hoy estamos en los principios de la era del dato y la Inteligencia Artificial (IA) e IBM ya ha completado la transición necesaria para ayudar a las empresas a aprovechar su potencial. Hace cinco años iniciamos esta trasformación y puedo decir que ha sido la más ambiciosa de la historia moderna de esta compañía. Hoy IBM es una compañía de soluciones de IA  y plataforma en la nube”, explica Marta Martínez, presidenta de IBM España, Portugal, Grecia e Israel (IBM EPGI).

La tecnológica es mucho más que una empresa de ‘hardware’, ‘software’ y servicios. IBM emerge como una empresas de soluciones cognitivas y plataforma en la nube de acuerdo a la mejor opción que haga crecer el negocio de sus clientes. Sin embargo, la compañía también se ha encontrado con dificultades a lo largo de su historia. “Cambiar no es fácil para nadie, imagínate para una compañía con cientos de miles de empleados en todo el mundo. Requiere una dirección con un norte muy claro, convencida de la estrategia y un gran esfuerzo de comunicación. Se necesita mucha energía para contagiar a las personas la confianza, la pasión y la motivación necesarias para dejar de hacer cosas y aprender a andar un nuevo camino”.

La ejecutiva, considerada una de las 100 mujeres más influyentes de España, es una apasionada de la tecnología y de su capacidad para mejorar la sociedad. Su experiencia en el sector le permite ofrecer una amplia visión del mismo. “Los datos son la nueva materia prima de nuestro tiempo y la IA es la herramienta que desvela la información oculta en ellos. Esa información puede servir para desarrollar un nuevo fármaco mucho más rápido, prescribir un tratamiento médico totalmente individualizado, encontrar petróleo de manera más eficiente o evitar un accidente de tráfico… Yo me atrevería a comparar su impacto con el de la máquina de vapor, que transformó radicalmente la economía, el trabajo y, en definitiva, nuestra forma de vivir para mucho mejor. Es verdad que estamos en el comienzo y queda mucho por andar”.

En este sentido, IBM se ha comprometido con tres principios a la hora de desarrollar tecnologías para esta era de la IA. “No vamos a crear tecnologías que sustituyan a las personas, sino que las complementen y amplíen su capacidad intelectual. Vamos a ser totalmente transparentes sobre cómo y con qué datos se han entrenado nuestras soluciones de inteligencia artificial. Y nos comprometemos a ayudar a las personas a adquirir las capacidades necesarias para aprovechar el potencial de la IA”, matiza la ejecutiva.

Además, para la multinacional tecnológica la inversión en tecnología, capital humano o recursos es primordial. Por ello, la compañía invierte en torno a 5.500 millones de dólares anualmente en I+D+i y cada uno de sus profesionales dedica unas 40 horas de formación al año para actualizarse. Además, la multinacional ha adquirido más de 150 empresas en los últimos años para dar la vuelta a su gama de productos y servicios, y ha sellado alianzas estratégicas “impensables” hace unos años –como con Apple, para desarrollar aplicaciones de movilidad para las empresas–. A su vez, es la empresa que más patentes registra del mundo desde hace 25 años.

Pero no se conforman y buscan seguir superándose. “A corto plazo, nuestro objetivo es que las nuevas líneas de negocio –IA, computación en la nube, ciberseguridad, movilidad– alcancen unos ingresos de 40.000 millones de dólares en 2018. Eso significa que cerca de un 50% de nuestra facturación total la generemos en áreas que prácticamente no existían cinco años atrás”.

Cambio de rumbo

Martínez subraya que para IBM el mundo “está en un punto de inflexión importante”. La ejecutiva asegura que la convergencia de nuevas y potentes tendencias tecnológicas como ‘big data’ y ‘analytics’, ‘cloud computing’, la explosión de dispositivos móviles, el internet de la cosas o la IA están creando “la más potente y más accesible plataforma de innovación de que hayamos dispuesto nunca las empresas. Su aprovechamiento o no genera un punto de inflexión en las organizaciones, a partir del cual o son capaces de transformarse y ganar las nuevas ventajas competitivas que exige el mundo digital o corren el riesgo de quedarse atrás”.

En este sentido, en IBM opinan que es el momento de la verdad de la transformación digital y que ahora las consideradas ‘empresas tradicionales’ recobran protagonismo y relevancia. “Son ellas las que tienen el conocimiento, la experiencia y los datos para liderar los cambios más profundos. Hay un hecho diferencial clave: por internet solo circula el 20% de todo el universo digital de datos. El 80% restante, el que tiene un contenido más valioso, son los datos que generan y gestionan las empresas en sus propios sistemas: sus transacciones, sus operaciones, la interacción con sus clientes, su ‘expertise’. Es su momento”.