20minutos

Estrés en el trabajo, la epidemia del siglo XXI

El estrés es el segundo problema de salud relacionado con trabajo más frecuente, pero ¿le prestamos la suficiente importancia?

meneame
Compartir

Se denomina estrés al estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal y que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales. El estrés laboral se ha convertido en el segundo problema de salud relacionado con el trabajo más frecuente en Europa, y la Organización Mundial de la Salud ya ha dado la voz de alarma sobre las consecuencias que esta epidemia del siglo XXI puede tener en la salud.

El estrés laboral no solo el perjudicial para la salud de los empleados de manera individual, sino también para la de la empresa, ya que a más estrés laboral menos rendimiento.

Según rasgos de EUROSTAT, el 28% de los trabajadores de Europa están expuestos a riesgos psicosociales provocados por el estrés. Entre las causas de esta ansiedad provocada por el trabajo, el 72% encuentran su causa en la precariedad laboral, el 66% en las largas jornadas laborales y la carga de trabajo, y el 59% se siente intimidado en su puesto de trabajo.

En cuanto a los altos directivos de las compañías, el 80% sienten preocupación por los niveles de estrés que alcanzan, pero solo un tercio de las empresas han tomado medidas para tratar y erradicar esta epidemia contemporánea.

El estrés es una respuesta fisiológica del ser humano que actúa como un mecanismo de defensa ante un nivel de sobrecarga que se percibe como una amenaza, pero el problema con el estrés llega cuando este mecanismo de defensa se activa en exceso, lo que puede acarrear consecuencias a medio y largo plazo. La dificultad para conciliar el sueño y descansar y la sensación de frustración y fracaso en el entorno laboral son algunos síntomas más comunes del estrés. Es importante saber interpretar las reacciones de nuestro cuerpo, detectar el problema y comenzar a tratarlo.

La irritabilidad, la ansiedad, la hipocondría, la dificultad para concentrarse y tomar decisiones o problemas cardíacos y de hipertensión son algunas de las reacciones de nuestro cuerpo ante una prolongada exposición al estrés.

Algunos consejos para aliviar el estrés:

Identifica el problema: Tómate tu tiempo para identificar qué parte de tu trabajo te causa esa ansiedad incontrolable, cómo has reaccionado ante ese estímulo y cómo quieres reaccionar a partir de ahora

Tómate tu tiempo para desconectar: Para recuperarte de una situación de estrés es necesario desconectar del trabajo, de manera mental y física apagando todos los dispositivos relacionados con tu actividad laboral. Tu tiempo de descanso es para ti.

Cuando te sientas estresado, toma el camino saludable: En muchas ocasiones el estrés nos genera una situación de ansiedad que intentamos aliviar comiendo de manera compulsiva o a través de otros vicios nocivos como el tabaco. Canaliza toda tu ansiedad en actividades saludables como correr o patinar, te ayudará a descargar adrenalina y a sentirte más relajado.

Aprender a relajarse: A veces es necesaria la ayuda de un profesional que nos enseñe cómo podemos dejar la mente en blanco, desconectar de los problemas del trabajo y relajarnos de manera real.