20minutos

El buen liderazgo depende del conocimiento de uno mismo

La introspección, el conocerse en profundidad, ha sido citada como una de las capacidades más importantes en el proceso de desarrollo de un líder.

meneame
Compartir

De acuerdo con los autores de “Cómo Convertirse en un Mejor Líder.”, los líderes con más éxito saben cuales son sus inclinaciones naturales y utilizan este conocimiento para maximizar estas inclinaciones, o por el contrario, compensarlas cuando la ocasión lo requiere. Las compañías con una gran actuación financiera tienden a contratar a empleados con altos niveles de confianza y conocimiento sobre su persona. A pesar de todo esto, el conocimiento de uno mismo sigue siendo una asignatura pendiente entre muchos líderes. Lo que no todo el mundo sabe, es que la energía es otro de los factores claves para lograr el buen liderazgo.

Si quieres empezar a saber más sobre ti mismo, siempre puedes seguir una serie de consejos que te ayudarán a conseguir tu meta y a lograr alcanzar esos niveles necesarios.

Conócete

El factor más constante de todo este proceso eres tú mismo. Es fundamental que entiendas cómo eres para alcanzar el éxito. “El conocimiento de uno mismo es uno de los componentes cruciales de la inteligencia emocional. Es la habilidad de reconocerse y entender nuestras emociones y las de los demás, y también la capacidad de controlar tu comportamiento y las relaciones que estableces.” según el autor Travis Bradberry.

Identifica los factores externos

Identifica qué factores, o que indicadores (tanto positivos como negativos) activan ciertos comportamientos en ti. ¿Por qué haces lo que haces? ¿Por qué responden los demás de una forma o de otra? ¿Cómo respondes tú al respecto? Todas estas cuestiones son muy importantes en el proceso de introspección, son las claves que te ayudarán a trazar el mapa mental de tu persona.

Reúne feedback de confianza

Las opiniones de las personas en las que confías te pueden ayudar a entender el impacto de tus acciones en los demás. Uno de los indicadores de que tienes poco conocimiento de ti mismo es no ser consciente de tus puntos débiles, esos aspectos que limitan tu forma de actuar, reacciones, comportarte o creer. Tus puntos débiles son precisamente aquellos que limitan tu efectividad.

Mantén siempre la curiosidad

Nuestras inclinaciones son impulsadas por la cultura que nos rodea, por nuestro ambiente y nuestras experiencias. Es fundamental entender que nosotros somos los responsables directos de desarrollar estas inclinaciones y de darles una dirección correcta. Las nuevas circunstancias pueden crear nuevas reacciones que deberás conocer. Mantén siempre la curiosidad y no dejes de buscar dentro de ti mismo.