20minutos

Díez cosas que jamás debes decir sobre ti

Siempre nos han dicho que debemos presumir de nuestras cualidades en el ámbito profesional, pero realmente es un consejo terrible. Cuanto más ilustre es una persona, menos frecuente será que se alabe a sí misma.

meneame
Compartir

En el entorno laboral cuando alguien es bueno, se palpa y los demás se lo reconocen. Destacar por méritos propios y sin alardear se distingue totalmente de los que constantemente necesitan presumir de lo que hacen bien.

Es un temor de muchos pasar desapercibidos e invisibles, por ello creen que enseñar al resto sus logros y en lo que se desenvuelven con soltura los hará respetables. Sin embargo, no se dan cuenta de que las personas seguras solo las respetaran si primero lo hacen en ellas mismas, y luego esa solidez la demuestran con sus acciones.

Aquí tienes un listado de cosas que nunca debes decir de ti en entrevistas de trabajo o situaciones laborales en las que trabajes en equipo:

  1. Decir que eres disruptivo.

Es muy corriente ahora decir que eres innovador, pero cuidado con cómo lo dices. No desvalores el trabajo de lo que otros han creado, preséntate como algo que aporta y no que desestructura.

  1. Soy el cambio que necesitáis.

Es un cliché al que se recurre con frecuencia. Por lo que, en vez de presentarte como el cambio, explica lo que puede cambiar contigo dentro. 

  1. Ser todo un experto en tu campo.

Deja que otras personas sean las que te lo dicen a ti. Con tu ayuda y tus méritos será mucho más gratificante, y las personas que te rodean te lo reconocerán. 

  1. Tengo mucha creatividad.

Se tú el que tienes que decir lo qué has creado, y el resto valorarán tu creatividad. 

  1. Estoy reconocido por lo que hago.

Es un error común y resulta embarazoso, porque si es real, no hay necesidad de decirlo. 

  1. Se me da bien mi trabajo.

Deja que sean otros lo que te lo digan.

  1. He ido a la mejor universidad, escuela o he trabajado en los mejores sitios.

Con ello no quiere decir que no sean de las mejores, pero desprestigias e infravaloras a otros sitios. 

  1. Puedo hacer infinidad de cosas.

No destaques que eres capaz de realizar mil tareas diferentes, simplemente di que eres polifacético para numerosas funciones.

  1. Trabajo muy duro.

Si lo haces realmente, debes valorar si en el trabajo que desempeñas se valora correctamente tu esfuerzo y en lo que tu brillantez contribuye. Será síntoma de que no necesitas decirlo, si sí la tienes es que no te valoran, o por otro lado que sean cosas tuyas y no des lo suficiente. 

  1. Mi objetivo son los resultados.

Es de lo peor que puedes decir. Unos buenos resultados son deseables para todos, pero el proceso y cómo se consiguen definen tu personalidad y el punto de vista con el que puedes contribuir.