20minutos

Microsoft, Chase y muchas otras empresas están contratando a más personas con autismo

Es bueno para el negocio y la “neurodiversidad” implica la contratación de personas con capacidades especiales

meneame
Compartir

América se está uniendo al cambio, a apostar por talentos que salen de las expectativas o de los prejuicios de lo establecido. Por tanto, los trabajadores o personas neurodiversas, están adquiriendo presencia en empresas de renombre. Es muy pronto para hablar, pero cada día más y más empresas afirman que estos trabajadores han demostrado ser una ventaja competitiva debido a su gran creatividad.

Mientras las empresas van descubriendo las ventajas de contratar a empleados con autismo, también están cambiando sus políticas de contratación. El gigante tecnológico SAP, planea hacer que el 1% de su plantilla laboral (unos 650 puestos de trabajo) sean personas dentro del espectro del autismo. JP Morgan Chase tiene un programa de contratación entorno al autismo y Microsoft ha contratado a 31 trabajadores a tiempo completo en los dos últimos años.

Las empresas se preocupan mucho por el hecho de actuar acorde a las políticas de responsabilidad social. Microsoft cree que los candidatos con autismo son fuentes de talento. El director del programa de JP Morgan ha descrito algunas de las características del autismo como: “Activos ideales en el entorno laboral, particularmente en industrias dedicadas a la tecnología y a la ingeniería.”

No contratan a estas personas por la diversidad y la inclusión, ya que estas personas están cubriendo necesidades muy específicas en el entorno laboral. Pero claro, tampoco es correcto generalizar, en ningún aspecto de la vida. Algunos expertos opinan que se ha llevado al extremo y se han creado unas expectativas irreales sobre las capacidades o habilidades que implica el espectro del autismo. En Estados Unidos, solo el 58% de personas con autismo que terminan el instituto, consiguen un trabajo, un número mucho más bajo que el de personas con otro tipo de discapacidad.

Y aquellos que consiguen acceder a un puesto de trabajo de alto rango, siguen teniendo problemas con algunas habilidades del día a día, como organizarse y comunicarse con los compañeros de trabajo. Por ello, muchas compañías están desarrollando programas para asegurar el éxito de sus trabajadores.

Esperamos que estas políticas de contratación se traspasen a España y al resto del mundo.