20minutos

Los secretos del lujo en Corea del Norte

Cuando los tanques circulaban por la plaza Kim Il-sung en Pyongyang, capital de Corea del Norte, el pasado octubre, parte de un enorme desfile militar celebraba el 70 aniversario del Partido de los Trabajadores, que incluyó a cientos de soldados marcados por una cuidadosa coreografía. Pero lejos de la burbuja de desfiles colosales y del continuo ruido de sables del líder del país, Kim Jong-un, el cambio está floreciendo, muy lentamente.

meneame
Compartir

La mayoría de los norcoreanos todavía son demasiado pobres como para pensar en cosas como la moda. La insignificante producción económica del país recauda un ingreso anual de 1.800 dólares por sus 25 millones de ciudadanos, según las cifras de la CIA World Factbook en 2013. En comparación, Corea del Sur, independiente desde 1953 y desmilitarizado, cuenta con un ingreso anual per cápita casi 20 veces superior. Pero en Pyongyang, donde el nivel de vida es alto en que en el resto del país, la ropa y el estilo ha ido cambiando en los últimos años. Poco a poco y de forma limitada, pero más de lo que muchos extranjeros podrían pensar.

La difícil situación de la economía de Corea del Norte se ha exacerbado por duras sanciones económicas, internacionales, impuestas después de tres pruebas nucleares del país, en 2006, 2009 y 2013. (A principios de este año, Corea del Norte atrajo la condena internacional por una cuarta prueba de su programa de armas nucleares). Estas sanciones incluyen la prohibición de la importación de bienes de lujo, así como los embargos de armas y restricciones sobre el acceso a la banca y los viajes internacionales. Sin embargo, varios países han cumplido las regulaciones a su manera, permitiendo un mercado negro de productos de lujo a emerger, suministrando al país una élite dirigente.

Y hoy, a pesar de las sanciones de la ONU, la capital del país cuenta con grandes almacenes de lujo. El centro comercial Hae Dang Hwa se asemeja mucho a centros de Tokio o Seúl, con ventas de cosméticos de Chanel, Dior o Lancôme. Los grandes almacenes Rakwon (paraíso) en el distrito central de la ciudad vende whisky importado y calzado de Adidas. Según las estadísticas presentadas al Parlamento de Corea del Sur en 2013, los gastos de bienes de lujo en Corea de Norte se han duplicado desde que Kim Jong-un asumió el poder en 2011 tras la muerte de su padre. En 2012 las importaciones ascendieron a 645,8 millones de dólares.

En algunos casos, los lujos de Corea del Norte se compran directamente a los proveedores europeos. Pero la mayoría de veces, los artículos de lujo se compran por medio intermediarios y de contrabando a través de China, el aliado más importante de Corea del Norte y el mayor socio comercial (el comercio entre los dos países alcanzó los 6,39 mil millones de dólares en 2014 frente a los 500 millones en 2000).

Además de los grandes almacenes de lujo en Pyongyang, Corea del Norte ha tenido otros nuevos avances, incluyendo restaurantes y cafeterías de estilo occidental, una estación de esquí e incluso un parque de atracciones para aquellos que son lo suficientemente ricos como para pagarlo. Pero fuera de la capital todavía hay informes de desnutrición por la falta de alimentos, agua potable y medicinas.

Con el gobierno a cargo de las clasificaciones sociales (conocido como el sistema de ‘castas songbun’), la riqueza siempre ha sido determinada por la posición política y ‘grado de lealtad’ al estado. Pero el floreciente mercado negro, sin embargo, es sutilmente interfiriendo por el control del gobierno.

Con la policía constantemente patrullando las calles, la mayoría de los norcoreanos han cumplido con las estrictas normas del estado sobre la forma de vestir. La ropa debe ser suelta; las faldas deben ser hasta la rodilla; los pantalones, de color negro (el algodón azul es visto como un símbolo de América, un enemigo del Estado); y el pelo teñido es inaceptable. En ocasiones especiales, se espera que las mujeres lleven el ‘Joseon-ot’, un vestido tradicional coreano no muy diferente a la ‘Hanbok’ en Corea del Sur.

Pero en los últimos años, las reglas se han relajado y encontrar mujeres con tacones altos, faldas cortas y bolsas de marca no es tan inusual, incluso se ha visto a la mujer de Kim Jong-un, Ri Sol-ju, con un bolso de Christian Dior (por ello, a la primera dama de Corea del Norte se le considera una especie de icono de la moda del país).

Pero mientras que los sutiles signos de influencia extranjera están apareciendo, Yoo Ho-Yeol, profesor de Estudios de Corea del Norte en la Universidad de Corea en Seúl, cree que estos cambios no son indicativos de una genuina aceptación, fundamental de las nuevas ideas. En todo caso, son parte de la agenda política de Kim que se está “familiarizado con esta cultura nueva y avanzada”, dice.