20minutos

6 cosas que los buenos líderes hacen para crear equipos comprometidos

Como gerente, usted tiene un poderoso efecto sobre la participación de su equipo y la actuación de su organización. El compromiso de los empleados es en última instancia un fenómeno viral. Es cierto que se está abusando de esta palabra, a menudo referida a marketing viral, memes virales en las redes sociales, y así sucesivamente. Pero tiene sentido cuando se habla de una organización - un organismo vivo en el que cada empleado es una célula. Dentro de la organización, las ideas, las emociones y las actitudes se propagan de la misma manera que un virus se propaga de célula a célula por el cuerpo. Un gerente puede (y debería) crear condiciones bajo las cuales el compromiso de sus empleados pueda prosperar. En virtud de su propio nivel de compromiso - lo que usted dice y hace, en lugar de las órdenes que usted da o los informes internos que escribe - puede crear un entorno en el que la gente elija implicarse en lugar de permanecer indiferente y hacer lo justo.

meneame
Compartir

Nuestra investigación de compromiso con el gerente nos muestra algo muy interesante (y algo sorprendente): un gerente comprometido tiene una mayor habilidad para elevar el nivel de compromiso de un equipo que un gerente desvinculado. Según los datos, el compromiso de un empleado del equipo aumenta un promedio del 23% cuando el encargado de ese equipo está completamente volcado en la organización. Por otro lado, el porcentaje del equipo de empleados cuyo jefe se haya desvinculado sólo aumenta un 7%. En otras palabras, si soy un gerente comprometido, es mucho más probable que mi equipo se sienta tentado a participar.

Entonces, ¿cuál es el rol de un gerente en el compromiso? En primer lugar, ser transformacional, no transaccional. Cuando veo artículos que hablan de los “programas de compromiso” de esta o aquella empresa, y que básicamente se centran en ofrecer premios al personal de alto desempeño, entiendo cuán equivocado está el concepto de “compromiso” de la fuerza de trabajo, que dista de un programa de fidelización como el que podría ofrecerse a los clientes. Las ventajas son importantes, pero se tratan de un refuerzo transaccional no sostenible en el tiempo. Nuestra investigación sobre equipos comprometidos y gerentes comprometidos ha revelado estos seis aspectos comunes que los buenos líderes hacen para crear equipos comprometidos:

1. Ellos están comprometidos personalmente. Estos gerentes no sólo predican el compromiso, sino que lo viven. Están comprometidos como individuos y gerentes. Ellos traen sus corazones, espíritus, mentes y manos al trabajo. Es contagioso.

2. Están involucrados. A menudo vemos “gestión por excepción”, lo que significa que la única vez que un subordinado interactúa con su líder es cuando hace algo bien o realmente mal. Los gerentes comprometidos están allí día a día, tomando la temperatura, aprendiendo lo que la gente necesita para inspirarse y dar un esfuerzo adicional.

3. Contratan sabiamente. Es posible que no tengan total discreción sobre la contratación para su equipo o departamento. Pero probablemente tengan influencia. El gerente contratado hace todo lo que él o ella puede para asegurarse de que las nuevas contrataciones sean personas que probablemente congenien con el ambiente de compromiso de la organización.

4. Crean un ambiente de “MAGIA” (por sus siglas en inglés): Significado, Autonomía, Crecimiento, Impacto y Conexión. Comprenden los componentes clave del compromiso y no tratan de sustituir los factores de satisfacción por imitación. 

5. No lo estropean. Cuando su equipo está totalmente comprometido, a veces su trabajo es sólo para situaciones clave, o de mera supervisión y ajuste.

6. Ellos lideran con el ejemplo. Más que nada, el papel del gerente comprometido es liderar con el ejemplo. En palabras de Gandhi, “sea el cambio que desea ver en el mundo”.

El compromiso es el ajuste predeterminado e innato de la gran mayoría de los seres humanos. Naturalmente anhelamos el compromiso, y nos esforzaremos para encontrarlo incluso en circunstancias donde no esté fácilmente disponible. Si esto no tiene sentido, piénsalo de esta manera. Por eso uno de los factores a favor del gerente es que la naturaleza humana es querer estar comprometidos, independientemente de las circunstancias que nos rodean. Es simplemente más fácil cuando, como empleado, mi gerente también está comprometido y crea ese entorno en el que también puedo optar a participar.