20minutos

Aprende a contar la historia de tu empresa

En este artículo vamos a explorar cómo realmente contar tu historia empresarial de una manera que produzca resultados.\n

meneame
Compartir

Hay muchos tipos diferentes de historias empresariales, todas ellas sirven a propósitos diferentes y se utilizan para lograr resultados diferentes dependiendo de la audiencia y el momento.

Los arquetipos más comunes de estas historias son los siguientes:

– Historia de origen
– Historias para inspirar y dirigir a su equipo hacia el futuro
– Historias para fortalecer su equipo en torno a los valores de la organización
– Historias para crear una marca que vende
– Volver a los bloques de construcción

La clave para aprovechar cada una de estas historias son los diferentes bloques de construcción – Héroe, Antagonista, Conciencia, Transformación y Pasión – que trabajan juntos para servir a un propósito. No importa qué arquetipo, los bloques de construcción fundamentales siguen siendo los mismos.

A medida que pasamos por estos arquetipos y su estructura, hay que pensar en los diferentes componentes que podrían encajar en los diferentes bloques de construcción. ¿Qué los hace únicos? ¿Cómo encajan?

Con esto en mente, vamos a cavar en los arquetipos de las historias empresariales:

La historia de origen es el viaje del héroe. Esta versión de tu historia emprendedora es tu respuesta a “¿qué haces?” Al crear esta historia, piensa en tu chispa emprendedora. ¿Cuál fue tu momento de inspiración? ¿Cuál fue el problema del mercado que identificaste? Este es tu antagonista. ¿Cuál es la suma de los resultados y de las lecciones aprendidas hasta ahora? Esta es tu transformación.

Esta historia de empresario arquetípica debe ser moldeada por su audiencia (empleados, inversores, partes interesadas), de hecho, tu audiencia debe ser el héroe. Es tu trabajo demostrarles cómo los necesitas para hacer tu visión de una realidad. A partir de ahí, desarrolla tus bloques de historias con tu audiencia. ¿Qué pasará si no contribuyen? Este es tu antagonista. Tu pieza de transformación de la historia es el resultado de cómo lo hacen.

Las historias emprendedoras también son fundamentales para fortalecer a tu equipo en torno a los valores de la organización. Para la extensión de esta disciplina a nivel de toda la organización tienes que llevar la narración persuasiva a todo tu equipo. En este arquetipo, el héroe no tiene que ser una persona. Más bien, es el presidente o el estándar que alguien en el conjunto de la organización toma el centro de atención. El antagonista puede ser la tentación de tomar el camino más fácil, y la transformación es una visión de cómo tu organización está sobresaliendo como un resultado directo de los valores de tu empresa.

El último arquetipo de historias emprendedoras son los que crean una marca que vende. En realidad, cada historia que dices es acerca de “vender” de alguna forma u otra. Sin embargo, el propósito de este arquetipo es crear una narrativa de marca que realmente vende. En estas narraciones, el héroe puede ser la propia empresa, o el producto, o el cliente. El antagonista es el obstáculo que tu marca aplastará. Cómo tu producto cambia al cliente.

Practica, repete y actualiza

Los arquetipos de la historia se caracterizan en función de tu capacidad para persuadir a un público específico y guiar tus acciones de cierta manera. Tu historia empresarial como una de las historias más importantes que jamás contarás. Tu capacidad para hacer esto bien tendrá un impacto directo en tu éxito, en múltiples facetas de tu negocio.

Estas historias son herramientas valiosas. Al igual que cualquier herramienta, necesitan ser mantenidos, refinados y actualizados con el tiempo. A medida que cuentes tu historia una y otra vez, siempre debes estar perfeccionando tus mensajes clave, adaptándolo a nuevas audiencias, y evolucionando la narración a medida que vaya tu negocio. Incluso los clásicos se vuelven a hacer, no tengas miedo de cambiar tu historia a medida que aprendes lo que funciona para tu empresa y tu público.