20minutos

5 Situaciones que requieren un acuerdo de no divulgación

Un NDA o Acuerdo de No Divulgación es su protección básica siempre que necesite confiar en alguien con información valiosa sobre su negocio. Hay varias situaciones en el mundo empresarial que requieren que usted comparta información privada y relevante con otra persona o compañía. Con el fin de garantizar que la otra parte respeta la confidencialidad y no usa esos datos sin su aprobación o se apropia de ellos, el NDA le asegura el control sobre las partes sensibles de su negocio. Aquí hay cinco situaciones que requieren firmar un acuerdo de no divulgación con la otra parte.

meneame
Compartir

1. Discutir la venta o licencia de un producto o tecnología.
Si usted está negociando la venta o la licencia de un producto o tecnología propios, querrá evitar que el comprador potencial pueda utilizar su información/cifras como referente en otras negociaciones. Si bien no hay nada que les impida decir que tienen una oferta más asequible en otro lugar, no deseará que divulguen datos reales o incluso el nombre de su empresa, especialmente a un competidor. Una gran cantidad de información financiera y de la empresa se intercambia durante las negociaciones previas, por lo que debe protegerla con un NDA.

2. Cuando los empleados tengan acceso a información confidencial y de propiedad.

Piense en lo duro que ha trabajado para construir su negocio. Cosas como procesos patentados, acuerdos de proveedores y fabricación, listas de clientes, etc., todos necesitan ser protegidos. Asegúrese de que sus empleados firmas las cláusulas que les impidan salir y abrir un negocio competidor con su valiosa información. En este punto, contrate a un abogado para elaborar un acuerdo de no divulgación específico a sus necesidades.

3. Presentar una oferta a un socio o inversionista potencial.
A veces conseguir un socio o un inversor puede darle un respiro en la gestión y suponer una oportunidad para el negocio. Durante estas conversaciones, revelará mucha información confidencial a la otra parte: información financiera, información personal, etc. En el caso de que esté hablando con múltiples socios o inversionistas potenciales, asegúrese de que la información que comparte esté protegida.

4. Recibir servicios de una empresa que tiene acceso a información sensible.
Cuando la empresa acepta a un nuevo cliente, debe firmar un NDA con ellos. Si lleva a cabo campañas de pago para marcas que se están gastando seis cifras y más cada mes, esto supone recopilar una gran cantidad de datos valiosos. “Siempre requerimos que los socios de marketing firmen un acuerdo de confidencialidad antes de concederles acceso a nuestro sitio web, lista de correo electrónico, cuentas de redes sociales y cuentas de publicidad. Gastamos mucho tiempo y dinero para construir estos activos y una NDA ayuda a protegerlos”, explica Cliff Sneider, CEO de Beds Online.

5. Compartir información comercial con un posible comprador.
Si alguna vez decide celebrar ofertas de compra o adquisición, tendrá que mostrar todas sus cartas; cada bit de información financiera y de operaciones tendrá que ser divulgado al comprador potencial al vender tu negocio. Los negocios más grandes utilizarán a un corredor experimentado que requerirá la prueba de fondos y la capacidad de cerrar la operación antes de que cualquier información sea lanzada, junto con un NDA firmado. Las empresas más pequeñas podrían tratar de evitar pagar al corredor – si cae en esta categoría asegúrese de que están protegidos.