• Loading stock data...
Sound&Pixel

¿Están los millennial marcando el dress code en la oficina?

Viajar, comer fuera y trabajar en un entorno profesional solían ser eventos significativos para los que uno se vestía deliberadamente.

meneame
Compartir

Y actualmente ¿Nos molestamos más o deberíamos tomarnos el dress code más en serio? Tal vez las mejores preguntas son qué está cambiando y quién, exactamente, lo está cambiando. La sabiduría convencional dice “vístase para el trabajo que quiere”, pero, a medida que los millennials integran cada vez mayor porcentaje de la fuerza de trabajo, estamos replanteandonos lo que parece un equilibrio salud-trabajo saludable, y parte de esa ecuación consiste en cómo nos vestimos.

¿Cuáles son las tendencias?

En una encuesta realizada en 2016, OfficeTeam encontró que casi la mitad de los gerentes de alto nivel encuestados pensaban que sus empleados se vestían demasiado casualmente para el lugar de trabajo. Casi un tercio usó la frase “demasiado descubiertos” para describir la elección de ropa de trabajo de sus empleados. Y sin embargo, incluso algunas de las instituciones corporativas más grandes y más viejas en América están relajando sus códigos de vestimenta.

Grandes multinacionales han hecho precisamente eso en los últimos años, incluyendo a IBM y General Electric, que han empujado sus propias circulares y han abrazado la cultura de la industria de la tecnología, dejando a un lado los pantalones oscuros y camisas blancas que fomentaban en el pasado. Éstos eran los uniformes de cualquier definición convencional, pero, en un llamamiento al talento más joven y más entusiasta, la cultura corporativa en general parece aligerar el guardarropa.

Algunas personas justifican este cambio en el papel sobresaliente Silicon Valley, que jugando fuerte en la economía mundial, ha impulsado a Wall Street y otras esferas del comercio moderno hacia actitudes más ligeras y más casual. Dado que la tecnología es joven, innovadora y emocionante, otras industrias están comenzando a imitar esa cultura y esa estética.

Otros creen que la entrega de las riendas de la economía a la generación millennial ha sido la fuerza impulsora detrás de esta transición. La llegada de la era de la Generación X y millennial señala una de las transferencias más significativas del poder económico en la historia, y eso significa que los esfuerzos de reclutamiento y retención de talento ahora se fijan directamente en estos dos espectros de profesionales tecnológicos, relajados y globales.

Y, sí, uno de esos nuevos consensos parece ser una apreciación cada vez más amplia de vestimenta menos formal. ¿Es posible que la humanidad de hoy dependa cada vez menos de las trampas del éxito y del materialismo, incluyendo la ropa, para expresarnos o juzgar a los demás? En otras palabras, ¿hemos aprendido gradualmente que hay más en los libros que en sus portadas? ¿Apreciamos el contenido de una persona y la calidad de sus ideas más de lo que lo que hacemos con su vestuario?

Muy posiblemente. Nuestro cambio hacia la ropa casual tiene todos los ingredientes de una tormenta perfecta de fenómenos sociales -un movimiento cultural hecho posible por las muchas partes móviles de un mundo cada vez más pequeño y cada vez más conectado. Por lo tanto, no se trata realmente de los millennials, al menos no exclusivamente. No se trata de que la economía pase a manos más jóvenes. Se trata de todas estas cosas.

El truco, se supone, no es dejar que las expectativas de vestuario caigan más de lo necesario. Y eso nos lleva a una sabiduría de vestuario que no es muy probable que cambie en el corto plazo. Si usted tiene ambiciones de progreso profesional – o incluso de ser tomado simplemente seriamente como profesional – no puede relajar su código personal de vestuario. La imagen importa, y probablemente lo hará siempre, hasta cierto punto.