10 reglas esenciales para vivir como un monje zen y ser más productivo
Facebook
Twitter
Google Plus
LinkedIn
Vale, es probable que no tengas ninguna intención de convertirte en un monje budista; pero eso no significa que no puedas adoptar ciertas costumbres de sus vidas para mejorar tu concentración, tu productividad y tu calidad de vida en general. No hace falta acabar siendo un asceta para encontrar una fuerte inspiración: la simplicidad, la concentración y la atención a cada actividad te asegurará la posibilidad de transformar por completo tu vida y conseguir que, además de todo, seas mucho más productivo en tu profesión (y en todas tus facetas).